Únete a mis redes sociales

16 de mayo de 2014

Cómo preparar y cuidar tu piel de cara al verano

Buenos días guapetonas!!.

La piel es el mayor órgano del cuerpo y hay que darle los cuidados y protección que merece. La piel actúa como barrera protectora que aisla al organismo del medio que lo rodea, protegiéndolo y ayudando a mantener íntegras sus estructuras, al tiempo que actúa de medio de comunicación con el entorno.

Durante los meses de otoño e invierno, ha permanecido protegida por prendas de abrigo y calzado, y es en estos momentos, en plena efervescencia primaveral, cuándo está más expuesta a los cambios de temperatura, incidencia del sol o cambio en hábitos alimenticios y/o sociales.

En este post te doy unas pautas básicas para llegar al verano, y sobre todo al término de éste, con una piel sana, bonita y sin daños.





LIMPIEZA.-

Si la limpieza de la piel es fundamental, durante el verano se hace aún más necesaria y regular. Con el exceso de sudoración, debemos cuidar con mimo nuestra limpieza corporal, para evitar la proliferación de bacterias que se encuentran en el sudor y en nuestra piel. Si no se limpia adecuadamente, se asfixia y no puede respirar pero tampoco es recomendable un exceso de limpieza, pues ésta disminuiría nuestras defensas y deterioraría el manto hidrolipídico de la piel. Lo ideal, sobre todo en verano, ya que nuestra piel suele estar en contacto con sol, arena, sal y cloro, es utilizar un producto libre de jabones, rico en lípidos y adecuado a nuestro ph, para no resecarla y evitar así picores e irritaciones.


Debes saber que las duchas son mejores para nuestra piel, porque el baño tiende a deshidratar y secar la piel. Si no quieres prescindir de este capricho, que sea con agua templada y no por mucho tiempo.




EXFOLIACION.-

Es un paso básico y fundamental dentro de la rutina de limpieza de nuestra piel. Sobre todo en primavera y verano, debemos exfoliar regularmente nuestro cuerpo para que los tratamientos que apliquemos (por ejemplo anticelulíticos) penetren mejor en nuestra piel. También conseguiremos eliminar células muertas, renovar nuestra epidermis, activar la circulación y evitar que el vello se enquiste o que las glándulas sebáceas o sudoríparas se obstruyan y den lugar a quistes o comedones. Debemos elegir uno que exfolie, pero que no arañe o rasque nuestra piel y la dañe. Debe ser eficaz pero no dañino. Dependiendo de tu tipo de piel podrás hacerlo una o más veces por semana.





NUTRICIÓN.-

El buen tiempo invita a tomar productos frescos, ensaladas, frutas, verduras y carnes y pescados a la plancha. Aprovecha y desintoxícate comiendo sano y saludable. Sustituye las bebidas carbonatadas que sólo engordan e hinchan, y bebe mucha agua y zumos naturales.






HIDRATACIÓN.-

Cuando hablo de hidratación me refiero a la interior y la exterior. Durante los meses de calor debemos intensificar y aumentar el consumo de agua, pues con la sudoración perdemos mucho líquido que hay que recuperar. El cuerpo humano está formado por un 60% de agua aproximadamente y no beber la cantidad suficiente de agua puede causar deshidratación, dolores de cabeza y musculares, fatiga o cambios de humor. Tiene poder saciante y ayuda a atenuar la ansiedad, aleja el estreñimiento y ayuda a eliminar toxinas, y por supuesto es un gran regulador de la temperatura corporal.

En verano tampoco debemos descuidar nuestras rutinas de hidratación facial  corporal, pero podemos sustituir las cremas más densas y untuosas por otras más ligeras, con textura  gel y con ricos olores propios del estío. Un truco para hidratarnos y refrescarnos, es introducir nuestra hidratante corporal en la nevera.








APLICACIÓN DE TRATAMIENTOS ESPECÍFICOS.-

Un claro ejemplo sería la utilización de cosméticos específicos para atacar la celulitis y falta de firmeza. Debes ser constante y acompañarlo de un masaje suave pero efectivo, que active la circulación y la penetración de los activos del producto. 





ELIMINACIÓN DE HÁBITOS PERJUDICIALES PARA LA SALUD.-

El tabaco o el alcohol no son buenos amigos de nuestro organismo, y por tanto también son enemigos de nuestra piel. Evita su consumo e intenta erradicarlo, te sentirás mejor. Eso sí, una copita de vino a la semana te la puedes permitir...





PROTECCIÓN.-

Uno de los puntos más importantes para el cuidado de la piel es sin duda la protección solar. Si bien no podemos descuidarla durante todo el año, en la época de buen tiempo, cuando los rayos del sol inciden en mayor medida sobre nosotros, debemos extremarla al máximo. Hoy en día, la gama de protectores solares se ha ampliado sobremanera, de forma que puedes encontrar el tuyo entre la amplia gama de marcas que existe en el mercado. ¿De verdad prefieres estar moren@ ante la posibilidad de que te ataque un cáncer de piel?. El exceso de sol y la falta de protección provoca arrugas, manchas, envejecimiento prematuro, enfermedades...no abuses del sol y si lo tomas, siempre debajo de una sombrilla, con sombrero y gafas de sol, y nunca en las horas centrales del día. Existen nutricosméticos que pueden ayudarte también a coger algo de color con seguridad, si los combinas con protección tópica.

También puedes optar por los autobronceadores, forma fácil de conseguir un ligero tono dorado. De todas formas, ¿Te has dado cuenta de que el bronceado no está de moda?. ¿Has visto a las celebrities?.





Y por último...SÉ FELIZ, DISFRUTA DE LA VIDA Y SONRÍE!!!.







Como siempre, muchas gracias por estar ahí, leer y/o comentar...

BESAZOS!!!.